Actualidad - Adiós, Daniel Rabinovich

Publicado por el 21 agosto, 2015 - Sin comentarios
Categorias : Actualidad , Espectáculos | Tags : , , ,

Daniel Abraham Rabinovich Aratuz, alias Neneco, uno de los integrantes del emblemático grupo de humor argentino “Les Luthiers” nos abandonó hoy. Con él se fueron muchas risas. Sin embargo su humor seguirá siempre presente en nuestros corazones.

Imagen vía: La Nación

Imagen vía: La Nación

Daniel nació en Buenos Aires, el 18 de noviembre de 1943. “De chico, me crié en el Palacio de los Patos, un complejo de viviendas ubicado en Ugarteche y Las Heras, en Buenos Aires, donde viví hasta los 18 años”, recordaba en su biografía oficial. “Allí había varios folkloristas, que me dejaban asistir a sus reuniones. Fue donde por primera vez escuché cantar a voces y tocar la guitarra”. Su madre había estudiado piano, su padre era abogado penalista pero también cantaba y silbaba tangos. Desde los 7 hasta los 13 años estudió violín, instrumento que cambió a los 14 por la guitarra, soñando convertirse en un gran folklorista, una meta que intentó alcanzar al formar el grupo Los Amanecidos durante su adolescencia.

A los 18, ingresó a la Universidad de Buenos Aires.  Allí estudió derecho primero y luego se recibió de escribano público. Durante esa etapa de su vida se unió al coro de la facultad de Ingeniería. En ese espacio conoció a los futuros integrantes de Les Luthiers, grupo que nació en 1967. Durante los primeros años cantaba y tocaba la guitarra y un instrumento llamado “latín”, que era una parodia del violín. Con el correr del tiempo comenzó a ganar confianza en la parte actoral hasta convertirse en uno de los integrantes más destacado del grupo. “Con los chicos ya somos como un monumento. Somos débiles, inseguros, pero somos un gol de media cancha como grupo humorístico y como espectáculo. Es un envase brutal para estar adentro. Es un muy buen matrimonio de cinco señores que en vez de parir chicos paren espectáculos”

En su vida personal Daniel se casó con Susana con quien tuvo dos hijos, Inés y Fernando. Vivía en Vicente Lopez, en una casa que disfrutaba redecorando y en donde se divertía  construyendo nuevos espacios, como la bodega que hizo con sus propias manos en el garage o el altillo que convirtió en su rincón en el mundo. Se entretenía pasando el tiempo en el club jugando al billar de tres bandas o en la computadora jugando al bridge. Sin embargo su placer favorito era otro: jugar con sus nietas.

Daniel Rabinovich, uno de los más grandes “payasos” (tal como él mismo se decía) que nos dio Argentina se ha ido, pero nos quedan sus gratos recuerdos para sonreír sin mucha explicación cuando se nos crucen por la cabeza así, de improvisto.

Fuente: Los personajes

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Cuántas estrellas le pondrías a esta nota?

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
Loading...