Columna de Opinion - Mujer de 40: Amor de tía

Publicado por el 29 junio, 2011 - 5 comentarios
Categorias : Columna de Opinion , mujer de 40 | Tags :

Hay una sola frase que me mata, que hace que tenga ganas de llorar y de reír al mismo tiempo y, obviamente, es la frase de un hombrecito que hace tres años está en mi vida: “Hola Malalena, como eshtas? “, con estas cuatro palabras Lucas, mi sobrino, me derrite, me puede y logra que desembolse cantidades interesantes de mi sueldo en él.

Tengo 5 sobrinos y sólo él logra el nivel de “babasitud” justo. Dejemos de lado que es un indio, que no se queda quieto ni un minuto y que el pobre escucha la frase “Lucas NOO” más veces que nadie en esta tierra, porque sin vergüenza puedo decir que es mi preferido.

Todos los sábados a las 12 nos sentamos a hablar por Skype, porque para agregarle dramatismo, vive en el sur. Cuestión que unos sábados atrás, el pobre santo estaba preocupado por el “humito”… lo que popularmente conocemos como cenizas volcánicas. Cuestión que el “humito” lo tenía ultra preocupado porque no podía salir a jugar.

Del humito pasamos a la gallina turuleca, qué vaya uno a saber por qué lo tenía mal: yo sólo veía que movía las manos y balbuceaba algo incomprensible, de ahí al disfraz de Woody (Toy Story) que parece que quería usarlo para “nomir” y finalmente al golpe bajo -que al principio pensé que era producto del entrenamiento de mi hermana-: “Cuano venish?.. te etanio”. ..auchhhhh!!!

Fuente Imagen: bogotacity.olx.com.co

Mi cuñado, que estaba viendo la charla, me contó que nuestras caras (la mía y la de mi hermana) se transformaron y, cito “como dos taradas se pusieron a llorar” (HOMBRESSSS…). Mi sobrino se quedó mirando la escena a la espera de una respuesta y yo muda, sólo la miraba a mi hermana que estaba a más de 1200 kilómetros y me moría de ganas de abrazarla. Lucas había dicho lo que nosotras no, por el simple hecho de decir “total ella lo sabe”, bueno… Las cosas hay que decirlas y con la simpleza de un chico de casi tres años.

Después del lagrimeo obligado, le dije que no podía entrenarlo para semejantes golpes bajos,  pero me juró que no, que ella no le había dicho nada y que por eso estaba emocionada (y acotó que sino estaría llorando de risa –ay, el humor de familia-). Todavía no sabemos de dónde lo sacó pero ahora todos los sábados, Lucas termina sus charlas diciendo: “No te etanio, no shodes”. No hay nada más morfable en el mundo.

Male.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Cuántas estrellas le pondrías a esta nota?

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (4 Promedio de votos: 5,00 de 5)
Loading...