Belleza - Mi peluca rubia

Publicado por el 31 octubre, 2011 - 1 comentario
Categorias : Belleza , mujer de 60 | Tags : , , ,

TEMA DEL DIA: Belleza: Tu marca personal.

De chica no podía despegar los ojos de las mujeres que tenían piel rosada, un pelo lo más parecido posible al blanco y unos ojos bien claros, tanto si las veía en la imagen de un libro como si eran reales… Fui la más morena de la familia y durante muchos años miré con fascinación a todas las rubias. Hooooras abstraída en esas cabelleras largas, flequillos y colas de caballo de color amarillo…

Fuente Imagen: vanguardia.com.mx

Hubiera dado MI VIDA  por parecerme a Scarlett Johansen o a Gwyneth Paltrow, aunque fuera por no más de media hora.  Mamá, posible culpable inconsciente de esa atracción que me dominaba, apenas visitaba a un recién nacido exultaba: “¡Mirale los ojos! ¡ Van a ser celestes, no hay duda!”. Pero unos años después –yo tenía cinco recién cumplidos- mi madre supo lo que  me pasaba cuando le confesé que el día que fuera grande y tuviera dinero, lo primero que iba a comprarme era una peluca amarilla, porque era “ muy triste ser negra”. ¡Bué!  Mamá casi se pone a llorar. Qué cosas trágicas pueden decir los chicos celosos

Súbitamente todo cambió y me acuerdo cómo fue: en el cine, estaba mirando West Side Story (“Amor sin barreras”), película absolutamente inolvidable, y descubrí la belleza de la morocha Natalie Wood, que me impactó. Para completar mi descubrimiento, estaba su hermano (en la ficción) George Chakiris, otro que también me gustó (bailaba como los dioses…); de repente les veía más fuerza en la mirada, más brillo… Caí en la cuenta de que el pelo oscuro resaltaba en todas las escenas y descubrí unas pestañas arqueadas que parecían maquilladas, aunque no…

Enseguida me llegó otro impacto: la divina Audrey Hepburn, ícono de la distinción, a mil kilómetros de distancia de la blonda Marilyn Monroe. Unos años después, ya conforme con mi reflejo en el espejo, reforcé la idea de seducción de las “morenas” cuando vi en pantalla a la actriz  francesa Anouk Aimée, en “Un hombre y una mujer”. Como diría Corín Tellado: “No era bella, pero…”. (Y rellenen la frase con los adjetivos que prefieran para nombrar a esa mujer sugestiva, perturbadora y atractiva que apasionó a Jean Louis Trintignant y a miles de hombres del público.)

Lo mejor de mi cambio de actitud es haberme salvado de comprar aquella peluca rubia que iba traerme la receta de la felicidad… ¿Cómo hubiera transitado el largo y sinuoso camino de la autoestima llevando ese techo postizo sobre mi cabeza?

@Mujerde60

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Ingresa tu email y recibe las notas de Mujer de 60 :

¿Cuántas estrellas le pondrías a esta nota?

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 Promedio de votos: 3,00 de 5)
Loading...