Sin categoría - Cómo cuidar a los perros del calor

Publicado por el 30 diciembre, 2014 - Sin comentarios
Categorias : Sin categoría | Tags : , , ,

En estos tiempos de calor, cuidar a nuestros perros de las altas temperaturas es una obligación. En esta nota te contamos todo para que puedas hacerlo sin problemas.

 

Imagen vía: Tener mascotas

Imagen vía: Tener mascotas

Los síntomas que en general presentan los perros cuando sufren un golpe de calor son:

* Astenia: falta o decaimiento considerable de fuerzas.
* Temblores musculares.
* Cianosis: coloración azulada de piel causada por la deficiente oxigenación de la sangre.
* Negativa a moverse.
* Respiración muy rápida o muy costosa.
* Aumento del ritmo cardíaco.
* Alteración del color de las mucosas: encías, mocos de la nariz.
* Alteración en la salivación.
* Tambaleo.

Entre las consecuencias de estos estados se pueden mencionar:

* Pérdida corporal de azúcar y sales.
* Petequias: pequeñas manchas de sangre en la piel.
* Hemorragia gastrointestinal.
* Insuficiencia hepática.
* Insuficiencia renal.
* Edema cerebral.
* Fallo multiorgánico.

Primeros auxilios

No se le puede bajar la temperatura de golpe a los perritos porque se le provocará una hipotermia. La temperatura debe bajar de forma gradual y el perro debe rehidratarse y recuperar el azúcar y las sales que ha perdido. Si es posible trasladarlo de inmediato a una clínica veterinaria, durante el trayecto se debe:

– Humedecer (sin envolver ni tapar) prioritariamente el cuello y la cabeza con paños mojados en agua no muy fria o un pulverizador de agua. Nunca cubrirlo con toallas húmedas.

– Poner un cubito de hielo sobre el puente de la nariz, las ingles y las axilas.

– Humedecerle la boca, sin forzarlo a beber, y sin dejar que beba en exceso.

Si no es posible trasladarse de inmediato a una clínica veterinaria hay que:

– Llevarlo a un sitio fresco.

– Sumergirlo en agua a unos 20º o aplicarle un chorro de agua a esa temperatura, hasta que se normalice la respiración.

– Humedecer (sin envolver ni tapar) prioritariamente el cuello y la cabeza con paños mojados en agua no muy fría o un pulverizador
de agua.

– Poner un cubito de hielo sobre el puente de la nariz, en las ingles y las axilas.

– Humedecerle la boca, sin forzarlo a beber, y sin dejar que beba en exceso.

– Cuando la respiración sea normal, mantenerlo sobre una toalla húmeda.

– El traslado al veterinario lo antes posible y la explicación de todo lo hecho es vital. Es imprescindible que un veterinario lo tenga bajo control y observación para ver cómo evoluciona, y además el animal necesita medicación para recuperarse. La respiración normal no elimina daños cerebrales y otras secuelas de este fuerte shock, por lo que es primordial llevarlo al veterinario lo antes posible.

Fuente: Uno

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Cuántas estrellas le pondrías a esta nota?

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
Loading...