Actualidad - Decálogo de la buena alimentación infantil

Publicado por el 17 junio, 2015 - Sin comentarios
Categorias : Actualidad , Familia | Tags : , , ,

Los malos hábitos alimentarios en los niños pueden derivar en obesidad infantil. Para evitar que esto suceda, te dejamos este decálogo. A ponerlo en práctica!

Imagen vía: Cuidados pediátricos

Imagen vía: Cuidados pediátricos

1. No abusar de cremas y purés: En torno al año de edad, el bebé tiene que comenzar a masticar comida de textura blanda para que puedan triturarla con las encías. Zanahoria o papa cocida, banana pisada con el tenedor, arroz blanco, etc.  Todos estos alimentos harán que vaya adquiriendo la destreza necesaria para el desarrollo dental y la salud digestiva.

2. Vigilar el tamaño de las raciones: Durante la infancia hay que valorar la altura, el peso, el sexo y la actividad física que hacen los niños para adecuar los alimentos que consumen. Es muy importante tener presente que son niños y que no es razonable que coman la misma cantidad que un adulto.

3. Vigilar la sal: Además de la preocupación existente por la ingesta de grasas y azúcares, lo cierto es que el exceso de sal también es un problema en la infancia. Existe una buena cantidad de sodio oculta en alimentos procesados, embutidos, conservas e incluso en productos asociados a la categoría de dulces, como galletas y cereales. Se debe controlar su consumo y vigilar la cantidad que se añade a la hora de cocinar.

4. Cinco comidas diarias: La mejor manera de conseguir un aporte nutricional saludable y equilibrado es hacer cinco comidas diarias. Cada una tiene su importancia, de manera que no hay que saltársela o resolverla de cualquier manera. Los niños no deben salir de casa sin desayunar, ni obviar la merienda.

5. Haz que participe: Implicar a los pequeños en tareas cotidianas como cocinar, poner la mesa o ir a hacer mandados son maneras de inculcar buenos hábitos y de ir conociendo las propiedades de los alimentos, su procedencia y por qué es importante llevar una dieta saludable.

6. Dejar espacio para el postre: El postre es el momento perfecto para introducir la fruta. Es recomendable dejar los dulces sólo para eventos especiales.

7. Agua para beber: El agua debe ser siempre la bebida en la mesa y su consumo no debe ser sustituido por refrescos, bebidas gaseosas o jugos. Si bien no están prohibidos, deben ser tomados en ocasiones especiales.

8. Ojo con el picoteo: Picar entre horas incrementa el riesgo de sobrepeso, puesto que se tiende a ingerir más calorías de las recomendables al comer sin hambre o al elegir aperitivos con poco valor nutricional. Este hábito desequilibra y empobrece la dieta.  Además existen opciones más saludables para calmar el apetito, como son la fruta en trozos, un puñadito de frutos secos, bastoncitos de verdura, tomatitos cherry, gajos de mandarina, etc.

9. En la variedad está el gusto: Combinar alimentos, grupos de nutrientes, preparaciones y texturas es una alternativa excelente para no correr riesgo de desarrollar ninguna carencia, y una manera de que los niños aprendan que la dieta saludable no tiene por qué ser aburrida.

10. Dar ejemplo: Los padres son el principal ejemplo para los niños por lo que si llevamos malos hábitos ellos también los llevarán. Es muy importante procurar que el menú sea el mismo para todos, y cuando no sea así, se deben explicar las razones de por qué consumen algo distinto.

Fuente: Hola

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Cuántas estrellas le pondrías a esta nota?

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
Loading...