mujer de 60 - El dia de los inocentes

Publicado por el 28 diciembre, 2011 - Sin comentarios
Categorias : mujer de 60 , Vida Diaria | Tags : , ,

Muchos se preguntarán de dónde viene la famosa fiesta de los Santos Inocentes que se celebra hoy y quién empezó con los chistes y la famosa frase “¡¡¡que la inocencia te valga!!!”.

Fuente Imagen: taringa.net

Algo les puedo contar, y es que Herodes mandó que mataran a todos los niños menores de dos años en Belén, la ciudad adonde había nacido Jesús, el nuevo Rey que quizás iba a arrebatarle el trono de Israel. Desde chiquita conocí esa historia que venía en los libros acompañada de láminas multicolores que me espantaban: los niños llorando y corriendo a esconderse detrás de las túnicas de sus mamás, los soldados con espadas llenas de sangre o arrancándole sus hijos a esas madres desesperadas que los tapaban con su cuerpo, los brazos impresionantes, puro músculo, de esos horribles hombres sin corazón que seguian adelante con la matanza…

Sentada horas en el piso de mi dormitorio, pasé las páginas de mis libritos como recorro ahora Internet. Mi único consuelo era saber que Jesús ya había salido de Belén, gracias al ángel que se le aparecía en sueños a José y le decía que llevara a su familia a Egipto. La muerte de Herodes por fin me dejaba tranquila.

Cuando crecí, empezamos a hacernos chistes que, si quieren que les diga la verdad, nunca me hicieron reír demasiado; me parecía que el pobre engañado podía quedarse muy mal. Con mis amigas nos decíamos “¡Uyyyyyy! ¡Tenés una araña en el hombroooo!” o nos vendábamos una mano para que la otra se preocupara, y después de un rato de inventar dolencias, terminábamos gritando: “¡Que la inocencia te valga!”.

Sí!  Nuestros chistes eran ingenuos por demás.  ¿Y saben por qué me alegro? Porque mis hermanos varones hacían mucho más pesadas las bromas y yo no podía entender que se rieran de esa manera cuando uno se tiraba boca abajo en el piso como muerto y los otros se preocupaban, o todavía peor: se desesperaban al ver un lago de sangre que salía del cuerpo del que estaba boca abajo (que se había escondido una bolsita con sangre falsa en las axilas…). A otro de ellos lo hicieron ir a la función de cine y sacar cinco entradas, pero ninguno se presentó  y el pobre amigo se quedó con las entradas en el bolsillo esperándolos preocupado, en tiempos de ausencia de celulares. ¡Después de gritarle “¡Que la inocencia te valga!”, ni siquiera le pagaron las entradas…

Todavía no sé qué relación hay entre Herodes y los chistes, ni de donde salió esa costumbre, pero ojalá hoy estuviera por aquí el perverso Rey y su detestable ejército, para que entre todos les gastásemos las bromas más pesadas posibles en nombre de tantas horas de lectura que nos sacaron el sueño…

@Mujerde60

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Ingresa tu email y recibe las notas de Mujer de 60 :

¿Cuántas estrellas le pondrías a esta nota?

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 Promedio de votos: 5,00 de 5)
Loading...