Actualidad - Familia: Los niños hiperquinéticos

Publicado por el 22 abril, 2014 - Sin comentarios
Categorias : Actualidad , Familia | Tags : , , ,

Si crees que tu hijo no puede quedarse quieto ni un segundo, es posible  que te encuentres ante un caso de hiperquinesia. Esta condición propia  de la infancia presenta  falta de atención constante y una excesiva actividad o inquietud. Para saber bien de qué se trata, te contamos algunas características más de estos niños.

Imagen vía: Taringa

Imagen vía: Taringa

La hiperactividad es considerada normal en los pequeños de dos o tres años. En esta etapa inician la independencia de sus padres a través de berrinches y de la falta de aceptación de límites. Mientras dicen “no” a todas las reglas, exploran todo a su alrededor y cambian de actividades constantemente. Sin embargo, no hay que confundir esto con una conducta hiperquinética.  Ahora bien, la falta de atención y la inquietud constantes en el niño  mayores son síntomas que los padres, por lo general alertados por los maestros escolares, comentan al pediatra. La alteración importante de la atención, acompañada a menudo de una extrema actividad en el niño, se explica por un trastorno que recibe muchos nombres: hiperquinesia, hiperactividad y déficit de atención.

Características principales del niño hiperquinético

– Le cuesta prestar atención.
– Tiene dificultad para organizar tareas y actividades.
– Suele mover en exceso manos y pies y se retuerce en su asiento.
– Con frecuencia abandona su asiento en clase o no es capaz de estar sentado cuando debe.
– Corre o salta en situaciones en las que resulta inadecuado hacerlo.
– Se distrae con facilidad, habla mucho, es impaciente,  inquieto o no puede quedarse sentado.
– Presenta una tendencia a cambiar de una actividad a otra sin terminar ninguna, junto con una actividad desorganizada, mal regulada y excesiva.
– Suelen ser descuidados e impulsivos.
– Son propensos a accidentes.
– Son olvidadizos en sus tareas cotidianas (olvidan útiles, los deberes, la hora del partido, etc.).
– Presentan una actitud de aislamiento ante la dificultad de relacionarse con sus compañeros y amigos.
– Son dueños de una emotividad muy variable: cambian frecuentemente de humor, puedenpasar de la risa al llanto con cierta facilidad; ser explosivos, de rabietas constantes, etc.

Si observas que tu hijo presenta estas características es importante que su entorno no le coloque etiquetas ya que esto no les da opción de poder cambiar su conducta ni expresar lo que sienten y piensan.

Fuente: Lic Cecilia Lotero para Bagó Espacio Mujer

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Cuántas estrellas le pondrías a esta nota?

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
Loading...