Familia - Navidad con los mios, los tuyos y los nuestros

Publicado por el 21 diciembre, 2011 - Sin comentarios
Categorias : Familia | Tags : , , , , ,

¿¿Y DÓNDE toca esta Navidad?? Los que estrenan la pregunta al matrimonio recién constituido son los suegros, y a continuación dicen algo más o menos así: “Nosotros no queremos jorobar. A nosotros nos volvieron locos mamá y mi suegra y nos la pasábamos corriendo de un lado para el otro. Así que no queremos que a ustedes les pase lo mismo. Para que sepan y se organicen: comemos en casa el 24, y hay almuerzo el 25… Como todavía no tienen chicos pueden tratar de venir los dos días, ¿no? Así no se pierden de ver a nadie. ¿Qué te parece?”.

Fuente Imagen: superstock.com

“¿Los tuyos o los míos?”: esta es la gran primera prueba de amor y tolertancia para los recién casados!! Cuando el planteo te lo hace tu suegra, es casi imposible decir que no. Pero luego vienen las recriminaciones de nuestra propia madre… Así las cosas, después de haber perdido por goleada, queda un detalle importante: comunicarle a nuestro “tesorito” que va a festejar con su familia política por partida doble… y en algún momento ver a la tuya. Los hombres nunca estarán demasiado contentos con la solución propuesta, pero tampoco son de aportar un “plan B”. Por eso, es la mujer quien suele cargar con toda la planificación del cronograma festivo… así como también con la responsabilidad de lograr un balance equitativo!

Los años pasan y se suman los hijos, haciendo que la “lucha” tome nuevo vigor: ahora son sus adorados nietitos los que “NO pueden faltar” a la mesa familiar!!! De repente, nos sentimos iluminadas: surge una nueva opción, una tercera vía que parecería brindarnos la solución ideal: invitar a todos a nuestro propia hogar, para no tener que elegir entre unos u otros! Ah, pero aquí, el hombre de la casa no se queda callado: “¿Otra vez con el pesado de tu primo Pedro?! ¡Será posible que en mi propia casa no pueda elegir a quién ver! Y viene con toda su familia, ¿no? Sííií, claro es Navidaaaad!!! Pero no quiero ver a ningún chico comiendo helados sobre el sillón como el año pasado o corriendo rallies dentro de la casa, estamos??”.

Y sí, cada año es una cuenta regresiva caótica… Hasta que mágicamente el día llega y los ánimos se aquietan, las diferencias –si las hay- se ponen de lado y disfrutamos de una cena inolvidable. Para las 12, el brindis ya limó todas las asperezas y nos abrazamos emocionados. Porque, al final, lo que importa es que la familia esté unida, ¿no?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Cuántas estrellas le pondrías a esta nota?

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
Loading...