Hogar - El nido de palomas

Publicado por el 30 noviembre, 2011 - 1 comentario
Categorias : Hogar , mujer de 50 | Tags : , , , , ,

TEMA DEL DIA. Hogar: Invasión extraterrestre.

Casa en la que he vivido, casa que ha sido visitada por TODOS. Desde cucarachas hasta palomas, pasando por lauchas, murciélagos y piojos… He lidiado con todas las plagas de manera diferente y según la energía del momento. En general me pongo en pie de guerra y me planto dispuesta a dar batalla, pero las más de las veces he tenido que reconocer –como en otros aspectos de la vida- que los resultados no sólo dependen de lo que una haga.

Fuente Imagen: callao.olx.com.pe

Sobre las cucarachas y su entorno creo que conté suficiente cuando les presenté a la inquilina del señor Gazzotti. Ese fue un clásico ejemplo de cómo “no hay que matar al chancho, sino al que le da de comer”, ya que una vez que lograron desalojarla pudimos terminar con los insectos. Mientras tanto no hubo veneno, trampa o cacería que pudiese detener su avance.

Luego tuvimos otro encuentro cercano del tercer tipo gracias a nuestros vecinos “los raritos” que no sólo dejaron su departamento abandonado sino a merced de los roedores. Dos veces los tuvimos de visita; ninguna de las dos tuve el coraje de correr los muebles de la cocina para matarlos a escobazos porque me daba más miedo que se pasaran a otras partes de la casa que tenerlos deambulando por ahí . Mirando para atrás, veo con qué facilidad elegí mentirme ambas veces: necesitaba pensar que los ratones civilizadamente ocupaban el espacio de la cocina y nos dejaban el resto de la casa para nosotros… Cada uno que tenía que ir a buscar un vaso de agua por la noche, se ocupaba de hacer el suficiente ruido como para ponerlos en sobre aviso y esconderse para no ser visto. Hasta que descubrí que excedieron los límites y ahí no pude más: redoblamos las dosis de veneno, exigí cambios en el departamento de los vecinos y CHAU RATAS!

Con los piojos lidio desde hace muuuuuchos años y calculo que, mientras tenga niños en edad escolar, lo seguiré haciendo. Con santa resignación sigo viendo cómo mis chicos parten al colegio con la cabeza libre de “visitantes” y vuelven indefectiblemente con un adulto importado o dos, caminando sin tregua por sus cabezas…

Finalmente, las palomas: no las grandotas a las que estamos acostumbradas, sino torcazas, más chiquitas y gorditas y lindas de ver. No tuve corazón para echarla cuando armó su nido y puso sus huevitos en el balcón. La ví empollar y tener sus críos, maltratar a uno ajeno recién nacido que todavía no sé cómo llegó a mi maceta y que dejó morir sin ningún remordimiento. También piar desesperada cuando el propio, en vías de aprender a volar, cayó del balcón a la calle y ya no pudo subir más. Ahora el resto ya aprendió y mi inquilina junto con ellos voló. En el ínterin me enchastró el balcón con las necesidades de toda la familia y me vengo a enterar que toda la ciudad está alojando a sus parientas y que los que van por la segunda vuelta, para evitar la plaga, están comprando espejitos, CDs o cintas plateadas para colgar de los balcones y así disuadirlas de entrar. Mmm… quizás debiera empezar a hacer lo mismo, antes de que me vuelva a encariñar!!!

@Mujerde50

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Ingresa tu email y recibe las notas de Mujer de 50 :

¿Cuántas estrellas le pondrías a esta nota?

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 Promedio de votos: 3,00 de 5)
Loading...