Hogar - Cuerpo a cuerpo con las hormigas

Publicado por el 30 noviembre, 2011 - 1 comentario
Categorias : Hogar , mujer de 60 | Tags : , , ,

Fuente Imagen: gerardovivasblog.blogspot.com

¡Odio los bichos! Llegué a tener pesadillas demasiado reales con ellos, del estilo Gregor Samsa, ese hombre que se convertía en cucaracha en el clásico de Franz Kafka, “La metamorfosis”. Lamentablemente, no tengo la fuerza de espíritu necesaria para hacerles frente ni a las cucarachas, ni a la arañas… y muchísimo menos a los ratones!!! El día en que encontré un ratón en mi casa, agarré cepillo de dientes y sweater, cerré la puerta de entrada con llave, y simplemente abandoné el hogar. Con ratón adentro y todo. Ya estaba casada pero todavía no teníamos hijos, así que pude hacerlo. Me fui a dormir a lo de mamá, y no volví hasta que mi marido me mostró el certificado de desinfección de no sé qué empresa.

En mi casa pueden faltar manteca y leche, pero JAMÁS las armas básicas de batalla: veneno Raid en todos sus tamaños y colores, cajitas con raticidas… y hasta tenemos una raqueta que electrocuta moscas y mosquitos. Sí, una sofisticación un poco sádica, pero bien que resulta. Cuando vivía en el centro, tenía pesadillas semanales con murciélagos. Había escuchado que se enmarañaban en el pelo largo (como el mío en esa época), y alguien me había contado que a veces la única solución era cortarlo para despegarlos. No sé quién me dijo semejante barbaridad, pero logró que durante años no saliera a ningún balcón de noche sin antes hacerme un rodete. De sólo imaginarme un murciélago de sombrero… Ayyyyyy!

Hoy vivo en una casa y tengo pelo corto, así que ese fantasma se fue, pero convivo con hormigas, y la lucha es cuerpo a cuerpo. El último gran hormiguero que encontré… ¡estaba en el living! Sí, en el corazón de mi hogar: ¡¡casi un mensaje mafioso!! Se habían instalado atrás de unos jarrones que tengo sobre el piso, y al hormiguero sólo le faltaban autopistas con peaje para ser una ciudad de verdad. ¡¿Es que se perdió ya todo tipo de respeto?! ¿Cuál es la solución posible para este arrebato? Ahora recuerdo que hace un tiempo viajé a un pueblito de Perú y me ofrecieron probar ¡carne de cuis! Nunca mejor aplicado el refrán: si no puedes contra ellos, únete. ¿Llegará el día en que comamos sopa de cucarachas?

@Mujerde60

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Ingresa tu email y recibe las notas de Mujer de 60 :

¿Cuántas estrellas le pondrías a esta nota?

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
Loading...