Hogar - Mi Tia Tota, ídola de las manualidades

Publicado por el 22 junio, 2011 - 1 comentario
Categorias : Hogar , mujer de 20 | Tags : , , , ,

TEMA DEL DIA. Hogar: Manualidades.

Algunas mujeres nacen con un don especial que les permite hacer de un rollo de cocina y tres alambres un adorno canchero para decorar el living. Yo, por el contrario, sufro una especie de discapacidad manual: no sé coser, ni tejer, dibujar en línea recta o cortar prolijamente con la tijera. ¡Con suerte pego un botón para salvar una emergencia!

Fuente de Imagen: visualphotos.com

Quisiera poder echarle la culpar a mis genes, pero a decir verdad tanto mi mamá como mi abuela me han hecho camisones, tejido sweaters, zurcido pantalones y arreglados zapatos. Mi mamá era de las que en la década de los 90 pintaba cuadros con patos, ¡y mi abuela quiere a su máquina de coser casi más que a sus nietas! Tampoco se debe a una falta de estímulo: en mi infancia pasaba tardes enteras mirando el canal Utilísima junto con una tía vieja –mi Tía Tota-, que mientras me cuidaba hacía todo tipo de genialidades en papel maché.

Las pocas veces que me sobrepuse a  mi incapacidad e intenté hacer algo con mis propias manos los recuerdo como momentos de pura frustración. Un enero bastante aburrido en Tandil a mi amiga Euge y a mí se nos ocurrió hacer nuestros propios collares. Salimos chochas para la mercería, elegimos unas cuantas mostacillas –las mías eran de color violeta-, compramos tanza y nos instalamos a confeccionar nuestros accesorios. Estuvimos tooooda la tarde hilando las pelotitas, pero cuando terminé… ¡EL DESENGAÑO! El producto terminado ni se acercaba al modelo que yo me había creado en mi cabeza y para colmo el de Euge era igual a los que habíamos visto en las vidrieras. Fin de la historia: ella terminó combinando mis mostacillas y haciendo algo decente de ellas.

Otro fracaso artesanal fueron las tazas y porta lapiceras que pintamos con mi hermana –que sufre del mismo trastorno- otro verano aburridas en casa. No distaban mucho de las masacotes en arcilla que hacíamos cuando íbamos a Jardín de Infantes. Para nuestra vergüenza, mi mamá las mandó a barnizar y hoy todavía las conserva para tomar el desayuno.

Rosario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Ingresa tu email y recibe las notas de Mujer de 20 :

¿Cuántas estrellas le pondrías a esta nota?

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
Loading...