Actualidad - Jeannette Arata de Erize, una luchadora de la música clásica

Publicado por el 13 agosto, 2013 - Sin comentarios
Categorias : Actualidad , Cultura | Tags : , , ,

La música clásica argentina está de luto.  Y no es para menos ya que hace pocos días falleció Jeannette Arata de Erize, una mujer  que dedicó su vida a la difusión y producción de la música clásica en el país y que fue presidente fundadora honoraria del Mozarteum Argentino.  Tenía 91 años y desde 1955 era la titular de la ilustre institución.

 

Imagen vía: Clarín

Imagen vía: Clarín

Jeannette Arata llegó al mundo el 30 de junio de 1922 en na casa donde la música y la literatura eran temas de conversación cotidianos. Era hija del cirujano argentino Dr. Luis Aratamadre y de Valentina Ruftz de Lavinson, descendiente de una familia de la nobleza francesa. En los años de la adolescencia, Jeannette asistió junto a sus padres a las temporadas de teatro que ofrecían las compañías llegadas de Francia. Sin embargo, con el tiempo, sucumbiría a la tradición italiana.  Según sus propios dichos, Jannette se enamoró de la música clásica cuando escuchó la ópera Tosca, de Puccini, en el Colón.

A los 19 años se casó con Francisco de Erize, con quien tuvo dos hijos.  La familia Erize  formaban parte de un grupo de amigos que se reunían en sus casas para estudiar y escuchar la obra de Mozart interpretada por músicos profesionales. Ese resultó ser el germen del Mozarteum Argentino. Cirilo Grassi Díaz, uno de los grandes impulsores de la vida musical en el país, se dio cuenta de que Jeannette Arata podía ser útil para la causa de la música y le propuso que se convirtiera en la presidenta de esa, entonces, pequeña asociación. Corrían los primeros años de la década del ’50. El proyecto pronto se convirtió en una profesión de tiempo completo para ella.

Cuando Jeannette Arata de Erize se hizo cargo del Mozarteum, en 1955, existían en Buenos Aires sociedades musicales de gran relevancia, por lo que la flamante presidenta tuvo la idea de que los conciertos de su asociación se realizaran en los museos que habían sido residencias de familias tradicionales, como el Museo Nacional de Arte Decorativo (Palacio Errázuriz) y el Museo de Arte Hispanoamericano (Palacio Noel).   Asimismo, comenzó a cultivar importantes relaciones con los músicos extranjeros que visitaban Buenos Aires, tanto que junto a su esposo recibía a esas figuras en su propia casa.  Pese a su disposición, las grandes figuras de la música clásica mundial no llegaban hasta nuestro país. Así fue como Jeannette Arata, junto a su amiga y directora ejecutiva del Mozarteum, Gisela Timmermann, llevaron adelante  una serie de viajes durante los años ’60 con el fin de comenzar a entablar vínculos que después de años podrían ver sus frutos.  Así fue como en 1965 llegó a la Argentina la Filarmónica de Viena, luego de cinco años de viajes, encuentros y promesas siempre cumplidas. Ese fue el gran puntapié inicial para la llegada de grandes orquestas de la mano del Mozarteum.  Otra victoria conseguida por Arata fue la llegada de Igor Stravinski en la década del ’60.  Pero no todo era elitismo en la vida de esta mujer, “Los Conciertos del Mediodía”, creados en 1958,  son una muestra de ello.  Se trataba de encuentros absolutamente gratuitos, realizados gracias al aporte de sponsors.

Desde la década de 1960, en el Mozarteum se han instituido diversos sistemas de becas.  A través de ellas,  músicos argentinos pueden  seguir sus estudios de perfeccionamiento en el exterior del país.  Asimismo jóvenes del interior pueden  continuar  su formación en la Capital.

En una de las últimas entrevistas,  Jannette reveló algunas de las claves de su trabajo: “Son dos: una, cumplir a rajatabla con la palabra dada, tanto con los artistas como con nuestros abonados. Y la otra, fundamental, la independencia. No estar atados a ningún gobierno a lo largo de todos estos años nos permitió sobrevivir hasta en momentos tan difíciles como la dictadura, época en que muchos músicos no querían venir para que no pareciese que apoyaban a un gobierno de facto. Otros, por suerte, entendieron que viniendo ofrecían alimento espiritual en momentos difíciles”.

Fuente: La Nación

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Cuántas estrellas le pondrías a esta nota?

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
Loading...