Historia del dia - Lisbeth, toma una decisión importante para ella y sus hijos

Publicado por el 18 diciembre, 2014 - 2 comentarios
Categorias : Historia del dia , mujer de 30 , mujer de 40 | Tags : , , ,

lisbethMe casé el 04/11/2004. Soy una mujer emprendedora, trabajadora, hogareña y amorosa. Esas eran algunas de mis cualidades. Para el año 2005 tuve mi hijo, me sentí tan feliz que pensé que para esposo también lo sentía. Sin embargo, comenzaron los problemas. Él no tenia tiempo para los dos, no tenia un trabajo fijo, se lo pasaba en la casa de su madre y hermanos. Para el año 2008 tuve a mi hija. Él era indiferente más que nunca conmigo y nuestros hijos. Me preguntaba qué le pasaba. Él nunca me vio como la gran mujer que era y soy yo. En ese momento yo también trabajaba. Contaba, y cuento, con un buen puesto en el gobierno y él no tenia trabajo, renunciaba sin ningún motivo. Hasta que al fin descubrí la razón: tenia una mujer que se dedicaba al contrabando hacia Colombia de mercancía. Él iba con ella en el día y por las noches la pasaba con nosotros. Claro, sin dar nada de dinero a la casa. Yo me cansé de esta situación, empecé a indagar y para mi sorpresa su familia apoyaba esa relación ya que era una amiga de ellos. Tienen una relación de 5 años con un hijo de 4. Así descubrí cuál era la razón de su indiferencia y maltratos verbales para conmigo y nuestros hijos. Decidí echarlo de la casa. Se fue feliz, cantaba cuando lo hizo.  Todo eso fue en mayo 2014. Pasaron unos meses. En agosto él quiso regresar pero yo no lo permití. Lo demandé por manutención y alejamiento ya que me amenazaba con quitarme todo, tanto él como su familia. Todavía lucho por esto. Ha sido duro. Me hirió de muerte más no pudo ya que mi Dios me dio la fuerza y valentía para seguir adelante con mis niños. A ellos no les pegó mucho su abandono. Ya tenía tiempo lastimándolos con su indiferencia. Para mí su traición fue dura. Al fin el día 4 de diciembre de 2014 firmamos la separación y siento que estoy saliendo de una tormenta. Gracias a Dios se puede. Todo es cuestión de tomar la decisión de vivir la vida y ser feliz, libre, valorada, amada y respetada o quedarse a ser una más que se limita a mendigar amor a un hombre que no merece a una gran mujer. Hay que ser fuerte. Yo lo hice y no me importó el qué dirán. Sólo quiero que tanto mis hijos como yo podamos ser felices.

Animate a compartir tu historia  dejando un comentario en la Sección YO SOY

La foto es únicamente ilustrativa NO REAL

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Cuántas estrellas le pondrías a esta nota?

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (7 Promedio de votos: 4,57 de 5)
Loading...