Columna de Opinion - Merecido Homenaje

Publicado por el 20 junio, 2011 - 2 comentarios
Categorias : Columna de Opinion , mujer de 30 | Tags : , , , ,

Teniendo en cuenta que acabamos de pasar el Día del Padre en Argentina, creo que este especial género de hombre merece un sonoro homenaje. Y digo género porque creo que cualquier hombre que haya pasado por la paternidad en alguna de sus formas (adoptiva, biológica o de cariño) tiene una dimensión completamente para mí que el resto, pertenece a otra clase. A mi papá le debo, entre otras cosas, la facilidad para la lectura y la escritura. De él heredé sus enormes ojeras, una forma muy metódica de trabajar, un fuerte sentido de defensa de lo que es justo, el amor por la naturaleza y un humor extraño y medio tapado. Pero además están las cosas que el me dio por propia voluntad y esfuerzo, no por herencia: miles de noches en vela, toneladas de horas de calesita, el ejemplo del trabajo duro para salir adelante, la honestidad por sobre todo.

A eso tengo que sumar las horas invertidas en educarme, las millones de posibilidades que me dio para prepararme para la vida, todas las cosas a las renunció por estar ahí por mí. Y aunque se suponía que tenía que ser varón, no hizo ninguna mala cara cuando me vio salir de la panza (al menos, no lo recuerdo), ni me hizo sentir mal por no haberlo ayudado a prolongar el apellido. Mi segundo papá, el adoptivo, es mi abuelo materno, el Tatata. Parecido a mi propio papá en sus silencios y largas meditaciones, el Tatata me abrió otro maravilloso mundo que me cambió la vida para siempre: el de los libros. El me enseñó a apreciar la buena literatura, me habló de los grandes próceres, me hizo aprender a ser considerada y delicada con los detalles hacia las personas. Entrar a su mundo era como entrar un universo gigante de conocimientos y datos interesantes sobre las personas, los países, las culturas. Puedo hablar de muchos otros papás de la vida que admiro. Mi hermano, que con sus torpes manos apenas puede manejar un bultito que se llama como él y parece nacido en Japón, pero que se ríe a carcajadas al sólo tacto de su papá. Mi sobrino mayor, que a sus 13 años y con circunstancias difíciles a veces es un padre para su hermanito más chico. Fernando, que con sabiduría sabe acompañar las decisiones de sus hijos, apoyándolos en su crecimiento, y hace a las veces de papa postizo de muchos chiquitos que no tienen papá. El Abuelo Belelo. Mi padrino Manuel. Todos los hombres que dejan las sirenas de la vida de solteros, con sus chicas lindas y diversiones sin límites, por acunar un bebé que llora en medio de la noche. Hace poco leí que dentro de poco se van a poder procrear bebés en un laboratorio sin necesidad de un papá. Patrañas de la ciencia que nunca podrá reemplazar, ni con todos los experimentos del mundo, esa figura tan indispensable que es la primera que aprendemos a nombrar cuando somos bebés.

Mechi.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Cuántas estrellas le pondrías a esta nota?

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
Loading...