Columna de Opinion - Mujer de 50: Buenas Palabras en extinción

Publicado por el 6 agosto, 2011 - 1 comentario
Categorias : Columna de Opinion , mujer de 50 | Tags : , ,

Las palabras que un chico aprende más fácilmente son las que se refieren a su persona y el mundo que lo rodea. Al menos mis hijos lo primero que aprendieron fue nombrarnos a nosotros, SUS progenitores, SU chupete, o sea, lo que los confortaba inmediatamente y  SU mamadera, o sea, lo que los  alimentaba. Y el primer pronombre a la hora de referirse a sus juguetes era…¡¡¡¡¡¡MÍO!!!!!, así, con muchas interjecciones. Generalmente era un grito que más o menos se interpretaba: “Tocalo y te aplasto”.

Fuente Imagen: patrienpalabras.blogspot.com

Cuando su vocabulario empieza a incrementarse pasada la etapa del NO a todo, habrán visto que los chicos aprenden rapidísimo y REPITEN todas aquellas palabritas que no son las que uno quisiera que dijesen en el colegio a la directora del jardín. Y son aquellas que en mi casa los más chiquitos tomaron de sus hermanos mayores. Yo no sé si será igual en la casa de uds., pero en la mía  los adolescentes tienen un lenguaje aparte PARA sus amigos. Al principio, me atragantaba cuando los escuchaba, los llamaba aparte y les preguntaba: “¿Vos tenés ALGUNA REMOTA IDEA de lo qué estás diciendo? ¿Por qué?, contestaban en tono desconfiado. “¡Porque es anatómicamente imposible que tu amiga sea lo que la llamás!!! Y ahí venía la parte donde les explicaba la barbaridad que acababan de decir alegremente y a voz de cuello. La primera vez seguía una risita, la segunda un ni-te-preocupes-nadie-lo-usa-con-ese-sentido y la tercera algún “perdóóón… pero básicamente igual que oír llover. Y no sé si están pensando en la misma palabra a la que me estoy refiriendo, pero les aseguro que ustedes, al igual que yo, no la usaban con sus amigas. No, no, no…

Hasta acá, los adolescentes. Pero lo triste es que cada día que pasa TODOS hablamos peor, no les parece? Prendo la televisión y en algunos programas escucho que dicen cualquier cosa,  en la radio ni qué decir y encima tampoco se cuidan mucho que digamos en los temas que tocan a cualquier hora del día.

Les cuento algo que me pasó hace un tiempo y que me dejó pensando. Después de presenciar una pelea callejera entre un automovilista y un peatón, me subí a un taxi. El tema obligado fueron los insultos que acabábamos de escuchar. El taxista me contó que acababa de dejar a un señor médico en su clínica.  Aparentemente lo había pasado a buscar por su consultorio primero y como había tardado unos minutos en bajar le pidió disculpas amablemente por hacerlo esperar tratándolo de usted. Como el viaje era hacia la provincia y había tráfico estuvieron un buen rato conversando. Saliendo de la Capital y ya más distendido, el médico dejó de lado la formalidad y empezó a tutearlo, cosa que hoy por hoy hace casi todo el mundo. Pero el taxista a esta altura del cuento me dijo: “¿Pero sabe una cosa? Él casi enseguida empezó a utilizar otro tipo de palabras. Como si la conversación se hiciera más íntima por eso.”

Interesante, ¿no? ¿Será que usamos las malas palabras para acortar distancias?

Mariana.

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Cuántas estrellas le pondrías a esta nota?

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (6 Promedio de votos: 4,67 de 5)
Loading...