Columna de Opinion - Mujer de 50: El Ocaso de los superhéroes

Publicado por el 12 agosto, 2011 - 2 comentarios
Categorias : Columna de Opinion , mujer de 50 | Tags : , , , ,

Los 50 y 60 deben de haber sido las décadas de auge de los superhéroes. Para los 80 ya teníamos uno un poquito más devaluado que era el Chapulín Colorado. La fórmula era la misma: a la pregunta implícita o explícita de “¿Y ahora quién podrá ayudarme?”, respondía con su aparición este señor medio apolillado que no servía para mucho que digamos. Pasamos de un Superman con superpoderes al Chapulín que ni siquiera saltaba.  Hoy no tenemos ninguno tan famoso y creo que es para bien. Parte de la era del superhéroe transcurrió en mi infancia y adolescencia. Todo estaba más pautado y la misma rigidez de la sociedad hacía que las cosas fuesen aparentemente más fáciles, al menos en lo que a educación se refería. En el tema vocacional había cierta urgencia para que uno se decidiera  por alguna carrera o trabajo una vez terminado el secundario, quizás algún test vocacional si habían muchas dudas pero no se indagaba demasiado si el resultado colmaba o no alguna expectativa. Mágicamente uno llegaba donde caía sin saber muy bien cómo y en general se terminaba lo que se había empezado sin mucho cuestionamiento.La era de mis hijos es diferente. La magia se acabó y hoy, por ejemplo,  les permitimos abandonar sus carreras a mitad camino una y otra y otra vez. Y todo parece más difícil y complicado porque los chicos se muestran más confundidos. Y resulta que tienen por qué estarlo. Ayer nomás fui a una charla sobre orientación vocacional donde nos hablaban del mundo loco que tanto nosotros como nuestros hijos vivimos.  Un mundo donde la inmediatez rige todo, donde las cosas se necesitan para ayer, donde  los aparatos se tornan obsoletos cuando apenas  terminamos  de entenderlos y que nos da permanentemente la sensación de estar desactualizados. Corremos entonces,  nadie sabe detrás de qué, pero con la sensación de quien está por perder el tren y sabe que la mitad de la valija se la dejó olvidada en casa.  Nos vamos en una dirección pero añoramos estar en otra. Los grandes nos vamos a trabajar, pero no queremos perdernos cosas de nuestros chicos que quedan en casa. Estamos en casa y parecemos tigresas enjauladas desesperadas por salir. Nos hacemos el firme propósito de dejar en libertad a nuestros hijos para que elijan libremente su carrera, pero cuando nos dicen que se quieren dedicar a algo más bien bohemio se nos frunce el estómago. Yo elijo la libertad, pero es TAN  difícil lidiar con esa responsabilidad que muchas veces internamente añoro tener un superhéroe que me solucione todo o me de recetas. Pero según nuestra oradora, nuestro aporte como padres es ayudar a los chicos a PARAR. Esto es, reflexionar,  bucear dentro de ellos,  buscar y enumerar  habilidades y aptitudes… conocerse.. .

AJÁ.  Y…¿puedo acaso hacer todo eso yo misma? Mmmm… ¿Cómo se enseña lo que no se practica? Y ahí mismo me cayó la ficha: La única forma de dejar de pasar la pelota,  de no tratar de endosar mis propias tareas, de no buscar culpables afuera, ni delegar en supuestos superhéroes la solución a mis problemas es … arremangándome y haciéndolo yo misma. Aquí y ahora. Yo Mariana.

@Mujerde50

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Cuántas estrellas le pondrías a esta nota?

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 Promedio de votos: 5,00 de 5)
Loading...