Columna de Opinion - Mujer de 50: Mi angel de la guarda

Publicado por el 21 octubre, 2011 - 6 comentarios
Categorias : Columna de Opinion , mujer de 50 | Tags : , , , ,

Quiero contarles algo que me pasó hace algunos años y que me confirmó que los ángeles de la guarda existen!!!! Estábamos de viaje con mi madrina en Italia, más precisamente en Roma. Parte del plan era viajar a la ciudad de Cosenza que era la ciudad natal del padre de ella. Como tantos otros italianos, él había dejado su tierra en épocas de la primera guerra mundial, sus padres lo mandaron al sur de América para que busque un mejor futuro y permanezca alejado de los peligros que significaba Europa en guerra. Y así hizo. En Argentina se casó con mi tía abuela y tuvo sus hijos. Una de ellos, mi madrina, quien estaba en Italia conmigo y quería conocer los orígenes de su padre.

Fuente Imagen: provincia.cs.it

Fue entonces que partimos hacia Cosenza, una de las últimas ciudades del recorrido del tren que salía desde Roma hacia el sur del país. A medida que caía la tarde y pasábamos estaciones, el tren se vaciaba. Mi madrina y yo estábamos en un camarote solas. De repente vimos que un señor petiso, de más de setenta años, vestido con sobretodo y con un portafolio entró al camarote y nos preguntó si podía sentarse con nosotras. Le dijimos que sí y se ubicó en el asiento de enfrente al nuestro. Nos contó que se llamaba Pasquale, que era de Cosenza, ingeniero y que había trabajado toda la vida, tanto en el sector público como en el privado. Mi madrina le contó por qué estábamos viajando a Cosenza justamente y que sólo teníamos como dato que su padre era de un pueblo cercano a la ciudad, llamado Marano Marchesato. En ese momento, Pasquale nos dijo que no íbamos a tener problema porque él conocía al intendente de ese pueblo y que ni bien llegara a Cosenza, lo llamaba para acordar una visita para nosotras en su nombre. Agregó también que como el camino desde Cosenza a Marano era de montaña, su chofer nos llevaría hasta el ayuntamiento. Nosotras no podíamos creer su generosidad.

Y así sucedió. Al día siguiente de nuestra llegada a Cosenza, el chofer de Pasquale nos llevó a Marano, vimos al intendente, encontramos los papeles del padre de mi madrina y visitamos el cementerio, donde basándonos en los datos del ayuntamiento, pudimos ubicar las tumbas de sus abuelos. Cuánta emoción!!! Y todo gracias a Pasquale!!!! Le agradecimos todo lo que había hecho por nosotras y nos dijo que sólo quería que desde Argentina le mandáramos algún libro de fotografías.  Nos llevamos sus datos y al regreso cumplimos nuestra palabra. Le mandamos un libro muy lindo con los paisajes extraordinarios de nuestro país.

 

Resultó que el libro volvió a nuestras manos porque la dirección existía pero no vivía ningún Pasquale allí. La familia que allí residía lo hacía desde más de setenta años. Lo reenviamos al intendente de Marano, que se disculpó diciendo que hacía ya tiempo que nadie sabía qué había sido de Pasquale. Y entonces me convencí de que los ángeles de la guarda existen. Durante nuestro viaje a Italia, el nuestro se llamó Pasquale y nos cuidó y guió en nuestro encuentro con las raíces familiares.

 

@Mujerde50

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Cuántas estrellas le pondrías a esta nota?

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (17 Promedio de votos: 4,65 de 5)
Loading...