Columna de Opinion - Mujer de 60: Peregrinación a Luján

Publicado por el 4 octubre, 2011 - Sin comentarios
Categorias : Columna de Opinion , mujer de 60 | Tags : , , , ,

¿Qué imán poderoso tiene la peregrinación a Luján que todos los años reúne a un millón de personas de distintas edades, aunque la llamen “la de los jóvenes”? Siempre me pregunto qué hay detrás de esta caminata (¡casi 60 kilómetros desde Liniers a la Basílica!) que empieza el sábado a mediodía y termina el domingo por la mañana. ¿Por qué consigue contagiar a medio mundo y transforma un fin de semana en una rara fiesta de fe, adonde la mitad de los participantes ni siquiera practica la religión pero ansía llegar en bloque adonde está la Vírgen?
Para muchos, Luján es una “metáfora de la vida” con un camino plagado de preguntas y respuestas. La incertidumbre de no saber si se podrá llegar a destino va pegada al sostén que brindan los otros, sean voluntarios o simples compañeros de camino. Hay quien se dice a sí mismo: “¡Loco, yo también puedo!”, como se escucha en tantas otras situaciones diarias. Hay quienes recién se conocen y empiezan a sentir una interacción especial: mientras se mantiene el paso constante, crece una onda fuerte de compañerismo en medio de la fiesta. ¿Fiesta? Sí, fiesta de ribetes populares, no sólo religiosos, al ritmo de guitarras y cantos que van desde cumbias hasta loas a la Virgen María.

Fuente Imagen: elsolonline.com

Tuve hijos, sobrinos, amigos, conocidos que hicieron la peregrinación, pero yo nunca me animé a ser de la partida. Soy de las que se frota los pies después de una hora de caminar, de las que se lastima enseguida los talones y se roza los diez deditos por arriba y por abajo, aunque se haya comprado la mejor marca de medias. No puedo. Pero he masajeado a varios luego de la vuelta a casa y siempre me quedaron los cuentos sobre el vendedor de gorros que al final cobró la mitad de precio, o los vecinos que ofrecen su casa y su baño durante la caminata, con la confianza que casi no existe en estas épocas (y menos si es de noche cerrada).
Doy fe de que ninguno se arrepiente de haberse decidido a marchar con mochila al hombro y ganas de vivir una experiencia de amor en crudo en unas cuantas horas que consiguen borrar por completo las abrumadoras noticias de los diarios y acortan todas las diferencias entre unos y otros. Un millón de peregrinos caminando son sostenidos por grupos de apoyo que les ofrece agua fresca en el calor de la tarde, un vaso de mate cocido después y masajes en las piernas para que sigan adelante. Digo un millón de peregrinos… y pienso en un millón de perlas.

@Mujerde60

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Cuántas estrellas le pondrías a esta nota?

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 Promedio de votos: 5,00 de 5)
Loading...