Amor Actualidad - Mujer de 60: Pompas y Circunstancias

Publicado por el 11 octubre, 2011 - 4 comentarios
Categorias : Amor Actualidad , Columna de Opinion , mujer de 60 | Tags : , , , ,

Hace 36 años entré a la iglesia del brazo de papá con la marcha de Pompas y Circunstancias, porque siempre había dicho que era èsa y no otra la música que quería para mi casamiento. Me encantaba y me encanta, aunque nunca se me había ocurrido pensar en las dos palabras del nombre, y hablando con el señor que me acompaña desde aquellas épocas (mi marido, claro!) caí en en un descubrimiento que todavía  sigue sorprendiéndome: ¿Alguien se puso a meditar en lo que significan? Bueno… cuando hablamos de POMPAS, pensamos en grandeza, lujo, esplendor… Y si decimos CIRCUNSTANCIAS, nos imaginamos las condiciones que nos rodean, los pormenores, las casualidades, los accidentes y sorpresas que nos da la vida. Y ¿más metáfora que esa entrada esplendorosa a la nueva vida que después se rodea de circunstancias de todos colores y sabores?

 

Fuente Imagen: solountip.com

El señor Elgar cuando escribió la Marcha, seguro que no lo pensó… No, seguro, porque una marcha militar como la suya no entra en el ámbito del matrimonio… aunque quién sabe… Yo sé, en la parte que me toca, que tuve que aprender a usar la disciplina y la tolerancia  militar en grandes dosis. Disciplina para no olvidarme de tantas cosas que para ÉL son importantes (dejarle limpio el auto después de un viaje con los hijos; devolverle las cosas que le saqué de su cajón: lapiceras, anteojos para alguna urgencia, maquinita de afeitar; cortar el teléfono cuando me está esperando hace un raaaato largo; cerrar los roperos, que dejo abiertos la mitad de las veces…) y tuve que abastecerme de mucha tolerancia para… bué… mujeres, en general creo que la mayoría de ellos caen en las mismas costumbres (¡para matarlos!) de dejar el baño hecho sopa, con las toallas por cualquier parte, la pasta de dientes chorreando, nuestro peine y cepillo de pelo usados y mojados… O quizás sea sólo el mío el que también deja la cocina llenísima de migas, azúcar volcada y rastros de café (en un ratito!)… sin olvidarse del diario que voy a leer enseguida, que queda igual que la cocina… im-pre-sen-ta-ble… Y los ronquidos nocturnos… Y ahora que se acerca el verano: la lucha porque él es adicto al aire acondicionado (si puede dejarlo prendido toda la noche, ¡mejor!) y yo siento que voy a caer de cabeza en una tremenda angina. ¿Al final Elgar era un gurú que sutilmente nos quiso advertir algo?  Sea como sea, si hoy me encontrara con él, le pediría que agregue a su Marcha dos nuevas palabras: “transfomación” y “reinvención”. Porque en estos treintaypico de años, a mí y a él no sólo se nos borró la cintura y se vinieron las canas, la caída de pelo y las arrugas que nos transformaron en otro hombre y otra mujer, sino que  si no hubiéramos inventado técnicas de supervivencia y conciliación para seguir jugando juntos, hubiéramos chocado en todas las esquinas… y los dos sabemos que el amor sigue vivo y que la gracia está en darse cuenta de éso en vez de contar las veces que cada uno tiene el control remoto o elije el programa de cine,.. ¿Para qué?

@Mujerde60

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Cuántas estrellas le pondrías a esta nota?

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (7 Promedio de votos: 4,86 de 5)
Loading...