mujer de 60 - Una larga ceremonia

Publicado por el 16 diciembre, 2011 - 1 comentario
Categorias : mujer de 60 , Tema del dia | Tags : , , , , ,

TEMA DEL DIA. Salidas: Estamos invitadas a tomar el té.

Tengo muy clara mi imagen de chica cuando me enfermaba y me hacían tomar una taza de té con una gotita de leche. No alcanzaba con estar metida en la cama sin moverme, por una simple angina (porque así lo indicaban los médicos en esas épocas): además, tenía que almorzar un aburridísimo puré de papas… y tomar ese horrible té con unas galletitas sin sabor a nada!!! Cuando veía que mamá avanzaba con la bandeja hacía mi pobre pobre persona, sentía náuseas desde la garganta hasta el estómago que no podía dominar. Cuando años más tarde vi en el cine “Misery” y la escena  de  Kathy Bates acercándose a la cama con un martillo en la mano, me identifiqué con el personaje del escritor secuestrado en ese cuarto…

Después me hice más grande y se repitió un poco la historia en lo de mis amigas, porque en algunas casas servían té con tetera y no puedo olvidarme de ese reconocible perfume que volaba por el comedor apenas entrábamos. Para mí fue un martirio que duró años: NADA me disgustaba más que tener que tomar aquel brebaje, más feo que cualquier remedio. Hasta que decidí tomar el toro por las astas y disciplinarme. ¿Cómo lo logré? Dejé de respirar durante toda la ceremonia del té: tragaba hasta ver que la taza quedaba vacía y ahí mismo me enchufaba una tostada con manteca o una medialuna, y asunto terminado. Al principio costó sacarme la sensación de esa cosa horrible  y caliente adentro de mi cuerpo, pero de a poco pude adaptarme.

Fuente Imagen: www.tealosophy.com

Pasaron muchos años para que yo me hiciera amiga de los tés. No sé bien cómo conseguí descubrirlos; puede que haya hecho un trabajito mental que finalmente dio sus frutos. O quizás haya reconocido sus virtudes y, en vista de los extremadamente adicta al café que siempre fui, haya optado por hacer un cambio y beber menos de uno y más del otro. Así fui acercándome a mis marcas preferidas hasta que seleccioné los sabores que no abandono jamás: el primero de la lista es el Earl Grey, preferentemente de Liptons, y en los últimos tiempos  sumé los que contengan jengibre, pétalos de rosa, miel o menta. Hay varios de Inti Zen que me gustan, y hay uno que espero volver a probar algún día, porque únicamente lo tomé una tarde en lo de mi sobrina Angie: menta con chocolate… Inolvidable!!

Me alegro de haber entrado a ese mundo tan sofisticado que hoy en día tiene su Club del Té, sus blends incontables y esos varietales divertidísimos de leer en las cartas y menús. Los recomiendan  por sus antioxidantes “que combaten los radicales libres”.   Será por eso que cuando me siento a charlar con amigas, con una torta de limón, unos locatellis y mi tacita humeante, ya estoy con la energía de una de 20.

@Mujerde60

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Ingresa tu email y recibe las notas de Mujer de 60 :

¿Cuántas estrellas le pondrías a esta nota?

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (3 Promedio de votos: 3,67 de 5)
Loading...