Actualidad - Salud: Conoce todo sobre la hiperhidrosis

Publicado por el 29 octubre, 2014 - Sin comentarios
Categorias : Actualidad , Salud | Tags : , , ,

La transpiración es un mecanismo normal y natural que tenemos para regular la temperatura, eliminar sustancias y mantener la integridad de la piel.   Sin embargo, en ocasiones puede ser excesiva. En esos casos puede estarse frente a  un trastorno conocido como hiperhidrosis.

Imagen vía: Heifze

Imagen vía: Heifze

La sudoración excesiva puede estar relacionada a enfermedades (como diabetes, alteraciones tiroideas, obesidad o menopausia). Pero también puede ser una respuesta exagerada al estrés emocional o al esfuerzo físico. La hiperhidrosis primaria o focal se localiza principalmente en las zonas del cuerpo que presentan mayor número de glándulas sudoríparas, como la cabeza, la espalda, el pecho, las axilas, las manos y los pies. Existen diferentes tipos de tratamientos, dependiendo del lugar donde se padezca. Uno de los más usuales es el uso de  antitranspirantes, que sólo sirve para las axilas. Cuando el problema persiste, es necesario recurrir a los medicamentos que pueden prevenir la estimulación de las glándulas sudoríparas. Pero sólo son indicados para algunos tipos de hiperhidrosis, como la de la cara, y no son adecuados  para todas las personas.

También existe el sistema de microheridas, que consiste en una pistola de microondas que irradian en las glándulas sudoríparas de las axilas para destruirlas. Este tratamiento puede ser doloroso y molesto. La cirugía es la alternativa más radical. Requiere anestesia general y la operación consta de dos pequeñas incisiones a la altura de la axila para luego cortar los nervios que salen de la columna vertebral y llevan los impulsos nerviosos a las glándulas sudoríparas.  Otra alternativa es la toxina botulínica. Está indicada para la hiperhidrosis axilar primaria y se aplica con pequeñas inyecciones a nivel superficial de la piel. Tiene una eficacia del 95 por ciento. Otros tratamientos consisten en la aplicación de altas dosis de calor en diferentes niveles de profundidad de la piel, desactivando la acción de las glándulas sudoríparas de manera selectiva.  Se puede aplicar en manos, pies y axilas.

Para detectar este problema es necesario reparar en los siguientes puntos:

• La gravimetría: Pesa la cantidad de sudor durante un período de tiempo.

• La evaporimetría: Mide la cantidad de vapor de agua perdida por la piel.

• La prueba de almidón-yodo: Determina qué tan grande es el área afectada por el sudor.

• En el caso de la hiperhidrosis axilar: Revisar las manchas de transpiración en la camisa o camiseta puede decir mucho del grado de severidad del problema.

Fuente: Revista Susana

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Cuántas estrellas le pondrías a esta nota?

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
Loading...