mujer de 60 - Cantando por un premio

Publicado por el 24 noviembre, 2011 - Sin comentarios
Categorias : mujer de 60 , Trabajo | Tags : , , , ,

TEMA DEL DIA. Trabajo: Fiesta de fin de año.

La fiesta que más recuerdo es la que hace años se organizó en un barco que salía del puerto de Buenos Aires y recorría el río durante unas tres horas, mientras un animador, micrófono en mano, divertía al público. Todo venía de un modo bastante previsible: primero sirvieron bandejas de bocaditos y bebidas, después nos hicieron sentar en mesas y vino el plato principal y los vinos. En fin, una fiesta más, o eso creía yo… hasta que el animador, de nombre Nelson, hombre simpático y un poco atrevido, trajo un karaoke y nos invitó a cantar en pareja.  Pero la elección de las canciones y de la pareja la hacía él y nada más que él. No se podía decir “YO no quiero cantar” bajo pena de tener que aguantar que se pusiera más pesado…

Fuente Imagen: sefarad-asturias.org

Y como si el diablo le hubiera soplado al oído, Nelson empezó a armar  las  duplas menos afines de toda la empresa: el más protocolar tuvo que salir con la rebelde de las rebeldes, al petisito que nos servía café cada mañana lo mandó con la dueña de la compañía y a mí… me tocó el gerente de finanzas, un señor alemán con quien yo había hablado dos veces en la vida. 

Algunos tuvieron que cantar esa famosa “Vamos amarraditos los dos”, otros “Bésameeee, bésame muchoooo”, también  tocó “Mi amor entero es de mi novia Popotitosssss”. Clásicos populares, podríamos decir, no? En cambio, a nosotros… Ayyyyyyy ¿¿¿por qué me habrá tocado a mí la canción más ridícula del mundo???  Se llamaba Trinidad Tobago, y  repetía: “…que se me quemen las plantas de los pieeeessss, si no consigo que vengas esta veeeeeez”. Como el pobre gerente de finanzas no tenía el don de la afinación,  intentó ponerle onda al asunto y  lo que hizo fue repetir y repetir la letra a los gritos  mientras yo intentaba cantar.  Encima, el animador había puesto una condición para competir por los premios: cantar mirándose a los ojos. 

Así que hice todo lo que pude para llevarme el primer premio, que consistía en cuatro pasajes aéreos de ida y vuelta a Bariloche. O el segundo, que era una orden de ropa en una excelente boutique. No lo logramos, pero  el tercer premio SÍ FUE PARA NOSOTROS; todavía lo tengo y va conmigo en la mayoría de los viajes que hago: un bolso de mano elegantísimo que parece crecer hasta el doble de tamaño cuando lo lleno con más y más accesorios. Cada vez que viajo me acuerdo del gerente de finanzas, a quien no vi más. No sé si el también seguirá usando el bolso que ganamos aquella noche, pero estoy segura de que no se olvidó de la canción  que más hizo reir al público …
 

@Mujerde60

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Ingresa tu email y recibe las notas de Mujer de 60 :

¿Cuántas estrellas le pondrías a esta nota?

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 Promedio de votos: 5,00 de 5)
Loading...