Amor Actualidad - Cartas de (des)amor

Publicado por el 30 septiembre, 2011 - Sin comentarios
Categorias : Amor Actualidad , mujer de 60 , Viajes | Tags : , , , ,

TEMA DEL DIA. Viajes: Amor sin fronteras.

En mi primer viaje a Mendoza, me esperaban una amiga y su familia con  un grupo enorme de parientes y gente cercana a ellos y un novio que yo todavía no conocía, pero ya estaba avisado de que iba llegar “ la porteña”, solterita y bien dispuesta. En una semana, yo ya había conocido a todos los habitantes de los alrededores. La costumbre por ahí era IR DE VISITA a lo de alguno, o RECIBIR VISITAS. Todos los santos días… Una linda rutina que me inició en varias artes: la de tomar el té con sopaipillas recién hechas, la de charlar horas con las abuelas o tías abuelas que siempre aparecían rondando por las casas, la de cortar racimos de uvas de los parrales que había en la mayoría de las casas… Quizás era una costumbre exclusiva de ellas, que cada día repetían: hoy a lo de “la” China, mañana  a lo de “la” Corina, el sábado a lo de “la” Mechita… No había por qué avisar con tiempo y ni siquiera pegar una llamada por teléfono en el momento de salir, porque muchas veces al tomar un camino se nos ocurría ir a saludar a alguna otra y tocábamos el timbre.

Pero volvamos a ese futuro novio que ya me esperaba. Me presentaron a Germán en una fiesta, tan común en aquellos tiempos como ir a un boliche años más tarde. Mis estupendos amigos me agasajaban a mí, “la recién llegada”. Enseguida me di cuenta de que me habían reservado al MEJOR DE TODOS: una exquisitez de parte de mis amigos, porque después conocí a muchos otros, pero ninguno como él, especie de modelo de tapa (aunque ni se daba cuenta), la perfección hecha hombre. Corín Tellado lo hubiera descrito así: “Su cuerpo esbelto y musculoso de largas piernas llamaba la atención enseguida, y cuando una se detenía en aquellos ojos de color verde grisáceo, ornados de rizadas pestañas, recibía una media sonrisa como de aprobación, que mostraba sus dientes perfectos y blanquísimos. Era el más guapo del condado, un hombre deseado por cualquier mujer, que cuando pasaba atraía sobre él todas las miradas…”.  ¡Eso ocurrió esa noche en la fiesta! Si hubiéramos tenido un imán encima, hubiéramos tenido menos pegados a nosotros dos los ojos de cada uno de los invitados… Fue uno de los exámenes más inesperados que me tocó rendir. Y como estaba previsto, nos pusimos de novios enseguida. Creo que era el noviazgo “del condado”, el que todos querían; se respiraba en el aire una cierta satisfacción generalizada, como cuando se ve un buen final de telenovela.

Pero si el regocijo llega tan rápidamente, el folletín se queda sin argumento y termina siendo aburrido, ya sabemos que para que haya emoción debe haber obstáculos y contrariedades. Y las dudas llegaron cuando volví a Buenos Aires… Mi príncipe azul no contestaba las cartas que yo le escribía… Una, dos, tres cartas ¡y ninguna respuesta! Yo esperaba mirando las fotos del más bello entre los bellos, y tratando de creer en los variados argumentos que me presentaban las amigas, buscando disculpar a Germán. Hasta que la respuesta llegó. ¡Hubiera sido tanto mejor seguir esperando..! Porque si hay dos cosas que nunca pude soportar, ahí estaban bien juntas: incontables  faltas de ortografía y un gran vacío de contenido. Su carta decía algo así: “Hola, cómo estás? Qué calor, no?  Qué linda que sos, siempre lo pienso. Pasó el tiempo eh? Ya cuatro meses de conocerte. Cuando nos veamos ponete el vestido blanco. Y seguí escribiendo. PD: No tenemos que esperar hasta la fiesta de la Vendimia porque falta mucho.”. ¡CHAN!  THE END. Ahí murió el amor. No pudo vencer las fronteras…

Alicia     @Mujerde60

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Ingresa tu email y recibe las notas de Mujer de 60 :

¿Cuántas estrellas le pondrías a esta nota?

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (3 Promedio de votos: 2,67 de 5)
Loading...