mujer de 20 - Necochea, allá vamos

Publicado por el 22 julio, 2011 - 2 comentarios
Categorias : mujer de 20 , Viajes | Tags : , , , ,

TEMA DEL DIA: Viajes: Convivencia con Amigas.

Monoambiente en Necochea. Nueve mujeres, una mesa, tres sillas de plástico, dos catres, una matrimonial y… UN SOLO BAÑO. Si bien la escena descripta puede parecerles un caos, en este cuartucho alquilado pasé junto a mis amigas una de las mejores vacaciones de mi vida.

Fue una tarde en lo de mi amiga Euge cuando con las chicas se nos ocurrió huir unos días del aire serrano de Tandil, para dirigirnos hacia la ventosa costa necochense. La plata era poca pero las ganas de playa eran muchas, por lo que no nos importó terminar en esta pocilga de última categoría. El problema fue que de las cuatro iniciales, una a una se sumaron al programa y ¡terminamos siendo 9!

El departamento estaba pintado de un celeste “hospital” bastante deprimente, tenía los colchones rotos, los pisos sucios, las hornallas engrasadas y las instalaciones sanitarias intocables. Euge enseguida se puso al frente del batallón, repartió escoba, pala y guantes de goma y en media hora lo convertimos en un lugar medianamente habitable.

Frente a la escasez y austeridad nos arreglábamos igual. Poníamos a secar los trajes de baño en los clavitos que alguna vez habían servido para colgar cuadros, rotábamos los lugares en las camas, y Jor, la contadora del grupo, administraba concienzudamente la vaquita para las compras.

Bañarse y prepararse para salir era un tema: la ronda arrancaba más o menos a las siete de la tarde para encarar al boliche recién a las ¡tres de la mañana! Es que la ducha tenía un sistema bastante particular: primero había que llenar el tanque, ubicarse abajo del chorrito que caía sin presión y bañarte a millll por hora antes de que se acabe el agua. Si eras larguera –como en mi caso– y te quedabas enjabonada a la mitad, tenías que volver a repetir toooodo el procedimiento…

Mientras, el resto se ocupaba de preparar la “olla popular”: a saber veinte paquetes de fideos pegoteados o cuatro bolsas de arroz pasado que se repartían equitativamente entre las nueve, ni un grano más ni un grano menos.Cuando todas ya estábamos cambiadas, maquilladas y perfumadas, nos sentábamos alrededor de la mesa a compartir algún juego… y varias botellas de todo tipo.

A pesar de las condiciones, la poca plata y el apretamiento, nunca hubo una pelea, discusión ni nada que se le parezca: ni un sí ni un no. Todas pusieron sus mañas a un lado y compartimos una semana para el recuerdo.

Rosario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Ingresa tu email y recibe las notas de Mujer de 20 :

¿Cuántas estrellas le pondrías a esta nota?

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 Promedio de votos: 5,00 de 5)
Loading...