mujer de 50 - Buenas conversaciones

Publicado por el 22 julio, 2011 - 3 comentarios
Categorias : mujer de 50 , Salidas | Tags : , , , ,

TEMA DEL DIA: Viajes: Convivencia con Amigas

Tom Hanks en "La Terminal". Fuente Imagen: swotti.com

Con dos buenas amigas hicimos un viaje a los 40  y otro a los 50. El primero  fue, sin duda, el más divertido. La sola idea de dejar casa, chicos y marido detrás e irnos las tres juntas nos entusiasmaba. Empezamos a reírnos desde que salimos hasta que llegamos y todo lo que nos pasaba provocaba una carcajada. Por ejemplo, ya en el avión hacia Chile, la organizada del grupo preguntó: “¿Quién se quedó con los pasaportes? …SILENCIO.  Cuando concluimos, después de repasar nuestros movimientos, que deberían estar en el mostrador del check–in, las tres inconscientes nos reíamos sin parar pensando qué sería de nosotras sin poder salir del aeropuerto. ¿Una reedición de “La Terminal”? Cuando terminó nuestra catarsis nerviosa hablamos con la azafata. Después de cerciorarse de que estuvieran allí, se arregló que fueran mandados en el vuelo siguiente a Chile, que partiría de Buenos Aires sólo una hora después del nuestro. Suerte de principiantes.

Para el segundo viaje, con diez años más encima y nuestras familias más encaminadas e independientes, nos empezamos a poner más exigentes. Las rigideces de cada una empezaron a aflorar con lo cual, la que siempre cede, la que siempre impone y la mediadora nos dimos cuenta de que nuestro rol se había afianzado y lo empezamos a resentir. Los presupuestos, en general, nunca  son parejos porque las prioridades tampoco son las mismas. Surgían entonces pequeñas rispideces a la hora de decidir shopping o cultura, a la de almorzar o comer algo al paso o en un restaurant con vino y mantel blanco. Una de las tres, por ejemplo, es licenciada en Historia del Arte. Imaginen la cara cuando anteponíamos hacer compras o ir a una playa, al museo de turno. Al principio cedía sin muchas ganas, pero en el segundo viaje plantó bandera y dejó bien claro que de no estar de acuerdo el resto, se iba al museo sola. Otro tanto pasaba con el tiempo que nos tomábamos para salir. Para dos de nosotras ESTABA MÁS QUE CLARO que nos íbamos para descansar, para olvidarnos de los horarios. Pero una cosa es descansar bajo la palmera con el trago en la mano y otra, muy distinta, es hacerlo sentada en el hotel esperando que tu amiga termine de MAQUILLARSE (¡¡!!).  La que no duerme por la mañana y pega un salto a las 8:00 a.m. y la que sí, pero que da veinte mil vueltas a la noche antes de irse a dormir, prende la luz y hace ruido para buscar cosas que perfectamente podría encontrar la mañana siguiente pueden ofuscar al más tranquilo si no hay mucho “Ommm” de por medio.

Sin embargo,  es posible dejar todo eso de lado cuando pensamos que nuestra meta es  comunicarnos a un nivel de profundidad que no siempre se logra en dos horas de almuerzo o a la mesa de un café con el tiempo acotado. Las conversaciones profundas, esas que requieren de capítulos, necesitan de un tiempo y espacio donde no haya urgencia por resumir y condensar todo lo interesante y que valga la pena de lo que estamos viviendo. Como me dice mi cuñada: “En la diaria de un viaje con una amiga uno se puede desarmar más. Porque con ella uno no está sosteniendo nada, como sí pasa con los hijos, el marido y los padres.”

Mariana.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Ingresa tu email y recibe las notas de Mujer de 50 :

¿Cuántas estrellas le pondrías a esta nota?

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 Promedio de votos: 5,00 de 5)
Loading...