mujer de 50 - Resurgir como el ave Fénix

Publicado por el 22 noviembre, 2011 - 3 comentarios
Categorias : mujer de 50 , Vida Diaria | Tags : , , , , ,

 TEMA DEL DIA. Vida Diaria: Infidelidad, el día después.

Escuchaba con el corazón estrujado a mi amiga que me decía: “¿Que puede ser más doloroso que la persona que más queremos nos engañe? Me mintió, aniquiló toda mi confianza, la hizo puré!  ¿Se puede recuperar una de algo así? ¿Cómo me puede haber pasado ésto??!!!”.  Lo que más me mataba de lo que estaba escuchando era que ella no lo decía furiosa (como yo SÍ estaba) sino casi sin voz. Era como si un tren la hubiese pasado por arriba, la mirada perdida, los ojos sin luz, tristes… odié verla así. Si algo había caracterizado a mi amiga María eran sus ganas de vivir, su alegría… y ahora este malnacido le hacía esto. No lo podíamos creer. Ni ella ni yo.

Fuente Imagen: listas.20minutos.es

Parece que todo había empezado en el trabajo. Hasta último momento él  lo negó y creo que en algún punto los hombres son bastante zonzos para darse cuenta hasta donde la situación los envuelve. Después la realidad lo ganó. La otra estaba embarazada y él se quedó con la joven madre y dejó a mi amiga que ya no le daría más hijos. Yo estaba resentida y hacía muchísimos esfuerzos para no agrandar su dolor porque me daba cuenta que proyectaba toda su situación en mí, como si por un efecto contagio todos esos males pudieran sobrevenir sobre mi persona.

Fueron meses muy difíciles y dolorosos y ni les cuento lo que fue para ella y sus hijos cuando llegó “el hermanito”. Me preocupaba mucho que mi amiga terminara enfermándose así que me alivió saber que aceptó formar parte de grupos de mujeres en la misma situación. Una vez más la vi reinventarse y resurgir de las cenizas como el Ave Fénix. Fue maravilloso ver cómo pudo correr el foco de su aflicción y dedicarse a transitar el largo camino del PERDÓN. Pero no sólo trabajó para perdonarlo a él, sino también para perdonarse a sí misma.

Con el tiempo María fue descubriendo lugares de su relación de los que se había retirado dejando espacios vacíos. Se dio cuenta que su evolución había sido distinta y que en algún lugar del camino con su marido se habían soltado las manos. Nada justifica una traición pero supo que, de volver a vivir lo mismo, quizás hubiese podido torcer este resultado o quizás no, ya que las relaciones son de a dos. Hoy vive en paz. Mi amiga es una gran mujer.

@Mujerde50

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Ingresa tu email y recibe las notas de Mujer de 50 :

¿Cuántas estrellas le pondrías a esta nota?

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (7 Promedio de votos: 4,00 de 5)
Loading...