mujer de 60 - Los bloques de mi nieto

Publicado por el 24 mayo, 2011 - 2 comentarios
Categorias : mujer de 60 , Vida Diaria | Tags : , , ,

TEMA DEL DIA. Vida Diaria: Ser mujer a tu edad

Empiezo por mi presente inmediato porque se me derritió el corazón… Jugué -despatarrada en la alfombra- con mi nieto de 2 años y medio, tercero después de un hermanito de 6 años y una hermana de 9.
Es un tema serio, créanme, porque el pequeño individuo no resulta fácil y está furiosamente instalado en la etapa del NO.
Todo empezó porque a mi hija -la madre del “delicioso puercoespín” se le murió la base de datos de su computadora, justo antes de tener una entrevista con un sabroso cliente. La criaturita por supuesto percibió que su mamá dedicaba sus afanes a algo diferente de su personita y decidió que NO, que eso no podía ocurrir y se volvió lo más insoportable posible.
Ver a mi hija y a mi nieto, bañados en lágrimas los dos (cada uno por su propio motivo) hizo que por arte de magia se me ocurriera no sé qué y al fin conseguí arrastrarlo para jugar con los bloques…
Y hete aquí que comenzaron a surgir fantásticas paredes de colores insólitos, con equilibrios totalmente antinaturales  y que caían y saltaban como un festival de colores. Mi nieto encantado, se reía a carcajadas y aplaudía ante cada derrumbe…
Mi hija mientras tanto, sumergida en la compu… Ordenando después su cancherísima carpeta de género escocés (forrada por ella misma) … Después arreglándose el pelo con el secador mientras contestaba al celular que no paraba de sonar…  Repetía una vez y otra: “Gracias mamá,  ay mamá, gracias…”
Mientras tanto las torres se volvían cada vez más perfectas (con qué rapidez aprenden a esa edad nuestros nietos) y ante mi estupor… una torre se volvía cada vez más alta y mi nieto seguía y seguía colocando bloque más bloque: uno violeta (¡ay que se cae!!) más otro blanco, el doble de grande que el anterior (ahora sí que se cae) y por fin uno bien grandote verde que quedó peligrosamente medio colgado y tambaleando…
Mi nieto me miró con una especie de sonrisa y se metió el dedito en la boca… yo boquiabierta y distraída le estiré la mano abierta (como hacen mis nietos grandes) y el piojo ese golpeó la mía con su manito abierta…
¿Comprenden que se me derritiera el corazón?

Eugenia

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Ingresa tu email y recibe las notas de Mujer de 60 :

¿Cuántas estrellas le pondrías a esta nota?

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
Loading...